lunes, julio 18, 2016

Yo quería perro

Siempre quise tener una mascota, pero sobre todo un perro. Long story short, mis padres no son amantes de los animales, raro, porque ambos tuvieron perro, pero ninguno estaba dispuesto a tener mascota alguna en casa.
Mi hermano y yo sugerimos tortugas o peces, por aquello del espacio, la higiene, etc. pero resultó que eran de "mal suerte" así que nada de animales acuáticos. Los gatos no les gustaban y los perros menos, por el desorden. Recuerdo que siempre decíamos que podía vivir en el balcón, que podíamos cerrar las orillas para que el perro no se cayera, pero siempre tenían un pretexto, que el perro saltaría, que dónde iban a colgar la ropa, etc. Cuando tenía alrededor de 10 años desistí.
Solía atrapar catarinas en las excursiones de la escuela y las metía a los bolsillos de mi chamarra, llegaba a casa de la Yaya y le decía ¡mira! traje catarinas, son de buena suerte, pero siempre llegaban sin vida. Así que las dejé de atrapar. Era fan de las tiras cómicas de Garfield, y él tenía una mascota llamada Lile, una hormiga. Así que cuando una hormiga se metía a la casa yo la atrapaba en una caja transparente de cartas, que había tomado de mi papá. Le daba de comer, le construía muebles con plastilina, la cuidaba, pero siempre se moría. Después se metió un día una cochinilla, la atrapé igualmente y esa sí que duró mucho tiempo, se llamaba Bug. No sé en que consistiría su metabolismo pero este insecto sí comía el jamón y pan que le dejaba y parecía disfrutar de sus muebles de plastilina. Un día la pendejada esa abrió su caparazón y le salieron unas alas. Yo grité del pánico, cerré la caja y la aventé por el balcón. Estúpido Bug, tan buena relación que teníamos. ¿Porqué tenía que tener alas? Iagh... Durante algunos años me mantuve alejada de la entomología. Pero seguía queriendo tener una mascota a como diera lugar.

Cuidaba peluches de perro, los vestía, los mandaba a la luna, mil cosas. AL que mejor le fue, fue a Flupy, aunque ese perro era de mi hermano. Lo amaba con toda mi alma y le ponía su traje de tarzán.
A los 11 tal vez, descubrí que vendían unos animales a pilas que se movían y hacían los ruidos originales del animal, así que pedí uno de cumpleaños, me trajeron un elefante. Ese pequeño me duró hasta que me fui de casa a los 25, era un elefante genial. También tuve un pequeño perro de plástico que se llamaba Fóforo, como la caricatura. Como el Fóforo original era azul, pinté al perro de azul, era un perro de los pini pon. Le puse una moneda debajo y una correa hechiza para poder pasearlo por ahí. Luego descubrí que los perros paseaban delante de sus dueños, así que cambié la correa por un palito para poder hacerlo lo más real posible. Esa fue mi última mascota artificial. Después de Fóforo simplemente me olvidé de los animales.

Cuando crecí y empezó el discurso de "me iré de mi casa y tendré tal o cual" siempre dije que tendría una casa con jardín y un perro San Bernardo llamado Pericles. Que le pondría su barril de whiskey y lo entrenaría para que me arrastrara a mi cuarto cuando fuera necesario. Cuando me fui a vivir con Jess seguí con el discurso del perro, incluso acepté que no fuera un perro Pericles pero un perro. Un schnawzer, un shiatzu, un perro ferriony, un beagle, un caniche, lo que fuera, pero un perro. Tampoco sucedió. Igual que mis padres, siempre tenía una razón. Que no íbamos a estar en casa, que estaría sólo todo el tiempo, que sufriría mucho en un depto. y finalmente que se comería mi piano. El último statement siempre hacía que me echara para atrás y dejara de presionar. Luego llegaron los niños, y resultó que les encantan los perros, así que volví a empujar la iniciativa alegando que era por el bien de los niños. Casi 1 año después llegó el perro.

Finalmente en mi cumpleaños no. 34 Sasy, una perra cuya cruza la hace parecer un doberman miniatura, llegó a casa. Jess se apiadó de mí (y de los niños) y decidió que sí podíamos hacer frente a tener un perro. Yo fui inmensamente feliz.

Todo empezó muy bien. Una perra pequeña, tranquila, que no babea ni tira pelo, que aguanta las maldades de mis hijos y que obedece. Hasta que agarró confianza.

Ahora la perra, se ha comido 3 chupones, rompió la lámpara de los niños, arruinó 2 pares de chanclas de baño y desprendió absolutamente todo el silicón del cancel del baño. Mientras antes podía quedarse libremente en el departamento, ahora hay que dejarla afuera porque no respeta nada. Sasy puede estar 2 horas en el parque y hacer tanto popó como quiera y pueda, pero la pipí, la guarda para la casa. No importa si son 2 minutos o 2 horas, no importa si son 2ml o 2lts de agua, la pipí para ella va en casa. Ante tal actitud, le pongo periódico, jerga, revista y hasta pañal en el lugar donde escoge para descargar la vejiga, y sí, va directo al lugar designado y hace justo a un ladito del dispositivo que yo haya puesto. No encima, al lado. Pero siempre donde pongo lo que ponga. Y si "le gana" su lugar favorito para descargar el vientre es bajo el columpio de los niños. Eso sí, siempre que el foamy de los niños esté alzado, porque si está en el piso, los materiales de desecho no le funcionarán, hará en el gateadero de los niños sí o sí.

Le compré galletas para entrenarla como Pavlov dándole premios vs. castigos. Y el sábado descubrí que va y las bota debajo de la cama. Sí, a la perra no le gustan las galletas. No fuera una chancla...
Le compré una cama, tan suave que hasta yo me quería dormir ahí. Y sí le gustó. Excepto cuando es hora de dormir. Si es hora de dormir entonces la perra va en la cama, específicamente entre Jess y yo. Pueden darte las 4:00 de la mañana y sigues despertando para decirle que se baje. La puedes empujar, cargar, mantear o patear pero la perra vuelve a subirse. Hoy incluso paso encima de JC y como gorda de pesero fue a arrellanarse entre JC y Jess, ya que entre JC y yo simplemente no había espacio.

En mi desesperación la encerré en su jaula de viaje, con su cama, comida y agua. Entró sin que la obligara y se acostó plácidamente. Pero luego debió darse cuenta que ya no podía subir a la cama cuando yo cerraba los ojos, así que hizo su berrinche y destruyó su cama. Quiero pensar que la destruyó ella, porque si no fue ella entonces en las croquetas venía una alta carga de C4, y tan alta, que rompió hasta el seguro de la jaula. Quiero aclarar que Sasy mide aproximadamente 30cm de alto por 50cm de largo y pesa unos 5kg, si acaso.

Ante los chillidos de la perra (yo creo que por la explosión terrible que hubo dentro de su casa) Jess me dijo entre sueños que hiciera el favor de sacarla. Así que la saqué, previo aviso de que se subiría a la cama y yo no tenía fuerzas para increparala. Una vez afuera, entre 5AM y 7:00AM tuvo perfecto tiempo para ir a orinar al lado de la jerga que dejé donde había orinado previamente, mordisquear mis crocs y comerse el chupón de Juan Carlos. Lo último que le dije, mientras ella bajaba con toda la intención de acompañarme al trabajo fue "tienes 3 para entrar a la casa". Entró al #3 muy molesta. Después de haberle comprado una casa, un pasto, una cama, 2 platos, croquetas nice, galletas para perro, montón de carnazas de diferente sabor, 2 collares, 1 correa, 1 pechera, tocino para perro, 2 juguetes, shampoo Animal Planet, spray anti-pulgas, spray del perro consentido, spray repelente para que no haga del 1 en donde lo pongas (¡ja!) y otras monerías, no sé cuál será de forma de agradecimiento cuando vuelva. Puede ser desde una gran popó hasta comerse algo de los niños o destruir unos zapatos nuevos. Ya veremos. Eso sí, hoy la voy a bañar, los dueños al menos tenemos esas ventajas de venganza "a la buena".

Hoy que llegue, después de limpiar la casa y sacarla a pasear, pondré la tina en el baño y con la esponja en la mano le diré, Saaasy, oh Saaaaaaaaasy, ven que te tengo una sorpresita.

p.d. No va a tener una nueva cama hasta que ahorre lo suficiente para comprarse otra. El que la hace la paga. Yo no me trago lo de la explosión.



viernes, julio 15, 2016

Las noches con JC y Santi

Ayer JC enloqueció, luego su hermano y luego el perro... vaya noche. Justo cuando le había dicho a la gente del trabajo que mis hijos realmente no daban lata en la noche. Si acaso uno, se despertaba para comer.

No sé si tuvieron pesadillas, vieron un fantasma, o absorbieron las malas vibras de Sasy porque la castigué. Estarían tristes. El caso es que nos dejaron dormir entre 4:30 y 5:00 de la mañana. Ninguna se despertó a tiempo para el trabajo.

La verdad, era casi imposible despertar. Santiago había quedado de mi lado y después de tanto alboroto había caído rendido en mi brazo izquierdo. Yo tenía mucho frío, así que pegué mi cabeza a la suya y lo abracé para usarlo de estufa. Cuando sonó el despertador, creo que lo apagué con la mente, no podía moverme de ahí. Cuando sentí que era muy tarde y decidí abandonar mi posición privilegiada, unas manitas me apretaron la pansa provocando unas ganas enormes de ir al baño. JC, había pasado sobre su hermano -aún dormido- y sólo se asomaba su cara de sol justo frente a mis narices. Lo atrapé con la mano derecha mientras se enfilaba a ver a Sasy que encogida, dormitaba en su cama de mi lado. Tome a Juanqui con el brazo libre, apreté a Santi con el otro y me arrelané en la cama otra vez. Santi seguí dormido, Juan se acomodó en mi hombro y permaneció mirándome fijamente esperando a que volviera a despertar. Como no lo hice, se aburrió y emprendió el camino otra vez hacia el perro. Nuevamente salvado del abismo me vi obligada a soltar a Santi, pasar a JC con su mamá y correr al baño. Ahora era mucho más tarde. En estado zombie metí un calentador a la regadera y tomé un baño demasiado largo para la hora. Dejé a JC en la andadera y me siguió con la vista hasta que cerré la puerta del baño. Cuando volví, ambos hermanos estaban despiertos y debatiendo sobre la economía mundial. Uno opinaba que "nenenenenene" y el otro que "babababababa". Creo que ambos tienen razón.

Ya vestidos para la escuela hubo que dejarlos en el corral mientras nosotros terminábamos de arreglar nuestra destruida persona y empacar las respectivas, bolsas, pañaleras y mochilas en los coches. Empezaron a llorar. Tuve que levantarle el castigo a Sasy y decirle: ¡Sasy! Ven a cuidar a mis hijos. Y santo remedio. A través de la tela transparente del corral ellos se divertían tratando de alcanzarla y ella se sentía a salvo de jalones, pellizcos y golpes. Partimos todos al mismo tiempo. Todos con los ojos hinchados y grandes ojeras. Todos sin ganas de ir a la escuela y al trabajo. Todos deaseando regresar y acurrucarnos de nuevo. Pero eso no va a suceder.

Cuando volvamos los 4, los monstruos habrán recargado energía y querrán jugar, Sasy querrá salir a pasear y al baño, habrá que hacer le ritual del baño y la cena antes de que caigan dormidos y poner las cosas para la clase de mañana.

Si tenemos suerte, al rededor de las 12:00 estaremos dormidos los 5 en la cama, sí, Sasy también porque no ninguna tendrá energía para darle la orden de que se baje. Y si tenemos suerte despertaran a las 6:30AM, al menos JC. Si no tenemos suerte pasaremos la noche entre zombies, empujones y berridos, pero en algún momento, caerán rendidos en alguno de nuestros hombros, y los 5segundos que les dure el cansancio serán la satisfacción merecida. Espero que disfruten eso tanto como nosotros.

Cuando tengan problemas para dormir, no compren almohadas ortopédicas, memory foams o camas king size. Nosotros rentamos 2 dispositivos con la fuerza de un oso, la energía de un jaguar y la comodidad de un cachorro san bernardo. Si no caen en 3segundos, búsquennos en Brasil, ahí estaremos.

miércoles, mayo 11, 2016

Oh mamá...

Voy a empezar esto todo lo politicamente incorrecto que se puede. Ser mamá, tener hijos, NO ES UNA BENDICIÓN. No lo es, lo que pasa es que los padres -como dice el video de Diego Luna- mienten.

Ser mamá es una chinga, la chinga más pura y dura que te vas a llevar en la vida, así tengas la suerte de que te salgan hijos "tranquilos". En mi caso está JC así que ni eso.

Ser mamá es gritarles y luego sentirte mal todo el día por eso, verles la cara y creer que te odian porque les gritaste a la vez que entras en una confusión mental porque tienen sólo meses y tal vez ni se percataron, o lo más probable, ni se acuerdan. Pero 2 segundos después hacen algo malo y les gritas de nuevo.

A mì me sacan de mis casillas, odio sus berrinches, que uno se muevea todo el tiempo mientras lo estás cambiando y que berreen cuando los visto. ¿Que pensaban? ¿Que esto era la selva y ellos la encarnación de Tarzán? ¿Que no es necesario vestirse? Odio muchas cosas, que uno duerma y el otro abra el ojo a las 5:30, que no se toleren entre ellos y tengas que cuidar que no se maten, que lloren y después de il remedios lo sigan haciendo y no sepas qué hacer. Que me escupan la comida... me dan ganas de avnetarlos por la ventana. Sí, por supuesto que hay una parte buena. Son divertidísimos, simples, se ríen de todo, contigo y de ti y tu te ríes con ellos. Recuerdas muchas cosas que habías olvidado y recuperas la capacidad de asombro. Si tu niño interior te domina como a mí, obtienes grandes compañeros de juego. Recuperas la fe en muchas cosas y cuando están dormidos te acuerdas que significa ser tierno sin referirse a un aguacate.

Pero siguen siendo una chinga.

Ser mamá no es una bendición. Como casarse o no hacerlo, es una decisión. Yo decidí ser mamá de castores sabiendo lo que implicaba y no me arrepiento. Alguna vez alguien me dijo que nadie dice que se arrepiente porque es politicamente incorrecto pero es mentira. Conozco padres y madres que han abandonado ha sus hijos y eso es signo inequivoco de que se arrepintieron. Yo lo aceptaría pero no me arrepiento. Como dije, tienen cosas buenas y malas pero hay que agarrase bien los calzones y aceptarlo. No te arrepientes de traer un humanito a la tierra sólo por un berrinche. Y lo que sí es verdad es que alguna vez de madrugada piensas: ¿y yo porqué hago estas pendejadas? Eso sí.

Ser mamá es un trabajo de tiempo completo, remunerado con sonrisas, bromas y tonterías. Es una responsabilidad enorme para hacer hombres y mujeres de bien, no príncipes y princesas de cristal. Yo siempre he querido cambiar el mundo para tener uno mejor. Pensar que le mundo está hecho mierda y que es egoista traer a alguien a esta clase de mundo es mucho más egoísta y cobarde que traer a alguien con la intención de que lo cambie, aquí estamos todos. Todos deberíamos poner un granito de arena y los que no queiren tener hijos están en todo su derecho pero sean serios, digan que no con todos sus pantalones, no se inventen historias conmovedoras e idiotas.

Jess y yo decidimos tener hijos para que cambien el mundo por uno mejor, los educaremos bajo esa meta y ellos después decidirán si lo hacen o no. No se nos fue, no se nos rompió el condón, no son un accidente. Nos salió todo a pedir de boca y eso me hace pensar que tenían que venir por algo.

Ser mamá... es demasiado para escribirlo. Eres hija y/o nieta mientras eres madre y eres madre mientras eres abuela... Algunas abuelas son madres, algunas hermans o tías. La cuestión no es engendrarlos o parirlos, es abrazarlos de pronto, verlos a los ojos y decirles sin una palabra, hijo, yo voy a estar siempre para ti. Mentir descaradamente, porque es lo que se necesita a veces. A veces uno necesita oir lo que quiere porque una verdad descarada puede hacer que saltes de periférico.

Yo pensé que la Yaya se quedaría conmigo para siempre y no lo hizo, pero me alegro no haberlo sabido de pequeña. No sé si fue una gran madre pero fue una gran abuela y me dio a mi mamá, con eso tengo. Mi mamá me hizo a mí y me adoro, me dio a mi hermano que adoro también y no podría haber tenido una infancia más feliz ni puedo tener un apoyo más fuerte.

Mi mujer me dio a JC y Santi, es... algo que merece otro post.

Yo espero que algún día mis pequeños sorecos cambien el mundo como esperaba, si no lo hacen al menos piensne que los traje por una buena razón, que sean felices con la vida que les dimos y cuando me pregunten les diré: hijos, son una chinga y salen muy caros, pero vale la pena, excepto cuando son unos cretinos, entonces, corran antes de que los muela a palos. Y nos reiremos.

En fin, felicidades Yaya, Mamá, Jess y madres de gatos. Feliz día y excelente decisión.

viernes, agosto 07, 2015

Fin del embarazo. Bienvenidos JC y Santi.

A lo largo de estos 8 meses, 3 semanas y 5 días que ah durado nuestro proyecto "infantes a bordo" hemos escuchado una cantidad incalculable de frases, consejos, historias, experiencias y diversas apreciaciones de cómo es, cómo se percibe, cómo debería ser y cómo termina siendo el embarazo y sobre todo tener hijos.

Yo no entiendo al grupo "experimentado". Esas mamás (porque generaemtne los papás no hablan mucho de eso) que vienen a decirnos cosas como: "olvídate de cuerpo, adiós, ser gorda, flácida y conc abello de zacate es el precio por el angelito". "Olvídense de dormir, jamás, jamás, jamás volverán a dormir". Me pregunto si ser madre/padre te vuevle zombie... "Olvídense de comprarse cosas, preparar una escapada romántica, cambiar el coche." Me pregunto si en vez de tener hijos mi mujer va a parir una sucursal de Hacienda. "Diganle adiós a su paz y tranquilidad." Hostia puta, tanto tiempo que le he invertido en aprender a meditar y resulta que un par de aliens que yo decidí traer al mundo se van a llevar todo eso al demonio. "Disfruta de tu última cerveza." Sí, tener bebés te causa una alergia en el hígado que si tocas el alcohol caes meurto al instante.
Me molesta. La verdad que me molesta mucho porque es como decirle a alguien que le tiene miedo a los aviones: "Sí, la tasa de accidentes ha aumentado en el último año." "Viste el accidente del avión de Brasil? Se cayó en medio del atlántico, así sin más. Nadie nunca supo que pasó. Encontraron cuerpos inflados y no saben ni cómo se murieron." "Aguas, ya ves que hasta los aviones de los políticos se caen." "¿Nunca te he prestado la de "Sobrevivientes de los Andes."? Joder macho, es que hay que ser gilipollas para decir esas cosas justo cuando estás en el aeropuerto. Pues lo mismo cuando estás con la pansa. ¿Qué esperan? ¿Que nos arrepintamos? ¿Que los regresemos por donde vinieron? Oh claro, nos están "preparando" para que nada nos caiga de sorpresa. La verdad que a mi em dan ganas de decirles: "ojalá alguien te hubeira dicho que para esa histeria de hijo y con esa cara de papa machacada mejor hubieran usado protección.

Está el grupo "vivan las drogas". Otra vez puras mamás. "Cuando los veas todo se te va a olvidar" Hombre claro, porque los bebés vienen con esa pluma mágica de hombres de negro intergada en los ojos y en cuanto los abren "¡FLASH!" Todo olvidado. "Cuando escuches su risa todo se te va a olvidar", "Cuando te agarren el dedo todo se te va a olvidar", "Cuando hagan su primera gracia todo se te va a olvidar". Sí, presiento que sus niños venían con una intravenosa de Alzheimer.

El grupo "asco". Ahora casi todos papás. "Cagarán y cagarán por los siglos de los siglos amén." Sí, un niño no tiene más gracia ni habilidad más que cagar. "Se cagarán hasta el cuello", "Verás por primera vez una explosión de caca", "Te vomitarán antes de una junta importante", ¿Son niños eh? "Mearán como perritos por cada esquina de tu apartamento y tendrán mucho tino para orinarte la cara". Lindo muy lindo. Como cuando te recomiendan algo para la salud. "Mira, compra esta cosa, es carísima, sabe a madres, tiene justo la fruta que no te gusta, te hace ir al baño cada 2min. puede provocarte incontinencia, disfunción erectil, pérdida de memoria, alopesia y glaucoma leve, además es difisilísima de conseguir y da agruras." ¿Entonces porqué coño me la tomaría? Ah, cuando veas tu cuerpo tooodo se te olvidará.

El grupo "obra de arte". "Comprales agua para bebé, crema para bebé, corbata para bebé, jabón para bebé..." Comienzo a pensar que "para bebé" es una marca registrada. Ustedes, 30ñeros, ¿creen que existía agua geber "especial" para bebé cuando nacimos? ¡No! ¿nos morimos y nos dio urticaria y una infección de no mames? ¡No!. Entonces de dónde sacan que sin esas cosas exclusivas para bebé los niños se mueren. Powsers. "No los sacudas, tratalso como de porcelana, no los ruedes, no juegues con ellos si están muy chiquitos, no les sobes la cabeza, no le shagas cosquillas, no les pintes bigotes." Por amor de Dios, son mis hijos y haré con ellos lo que se me hinche en gana. ¿Ustdes creen que los vikingos tenían a sus hijos así en un altarcito hasta los 16 años? Luego así sin ma´s se convertían en hombretones, grandes, fuertes, ágiles y conquistadores. Son niños, no muñequitas de porcelana.

Y bueno podría seguirme como hilo de media pero he escuchado tantas cosas que nunca acabaría.

Mi punto es: tener hijos es bueno. Los niños son luz, esperanza. Mis hijos me han demostrado que están ahí para hacer nuestras vidas mejores y divertidas, lo han demostrado desde la pansa. Llorarán y cagarán y a veces me reiré y otras me enojaré pero no puedo concentrarme sólo en eso. Hemos perdido el sentido de lo que es un niño. No son máquinas de caca, ni despertadores automáticos, ni muñecas de porcelana, ni príncipes ni princesas. Cuando salen, para el mundoq ue los rodea son uno más y es muy duro apra ellos ver como "la corona" sólo la lelvan en casa. Son niños. Hayq ue tratarlos como niños, jugar con ellos, bañarlos con patitos de goma o con tiburones en nuestro caso, dejar que te salpiquen. Despertar en la madrugada y decirle "ay hijito que pinches horas eh". Cambiarlos y pensar ¿!¿cómo puedes convertir la leche en esto?!. Hacer un buen plan con tu pareja.

Eso me lleva a mi punto final. Todas las parejas que dejan de ser esposos para convertirse en papá y mamá merecen todo mi desprecio y me dan mucha pena. Les aviso que para tener a sus "ángeles" se necesitaron. Eso de se acabó el sexo, pobres de ustedes. Se acabaron las sorpresas y las cenas románticas, porbes, pobres. Sin tu pareja jamás lo habrías logrado, hay que darle el lugar que merece. Y todo es tan fácil como hacer un plan. A ti te tocan estos horarios, a mí estos otros. Yo los llevo, tú los recoges. ¿Están dormidos? Dormimos juntos. ¿Se los quedó el abuelo? Hacemos algo juntos. ¿Queremos tiempo para nosotros? Se los endosamos a alguien. Muy importante aclarar aquí que también tuviste amigos antes de esta etapa. Los que olvidan a los amigos deberían arder en el 3er círculo de Dante. Tal vez no podamos aguantar 6 horas bebiendo e irnos en vivo al trabajo, pero en esta familia Castoril siempre habrá tiempo para un par de chelas y un par de charlas. Y charlas buenas. Por mi piano que mis conversaciones jamás se convertirán en "pastitas, brillantina, mocos, burbujas y pañales". Sigamos hablando de football, de Benedetti, de noticias internacionales.

Jessica y yo no somos niñas. Somos 2 mujeres de 32 y 33 años que van a tener hijos, nos siguen gustando las mismas cosas, nos siguen divirtiendo las mismas burradas, nos sigue gustando la fiesta y los cortes argentinos. Confiamos en nuestro equipo de apoyo. Confiamos en dejarles a los niños a sus tíos consanguineos y a los elegidos por nosotros hace años. A sus abuelos, a sus primos, a quien sea de todo ese mundo que los adora desde que se engendraron. Amamos a nuestros amigos y por ningún motivo dejaríamos de verlos ni lso torturaremos con temas infantiles. ¿Les cuento algo? Lo primero que va a hacer Jessica cuando deje de amamantar será irse de peda con mi hermano, lo tienen planeado hace meses. Creo que Jess futurea más con eso que con el parto. Nosotros no dejamos de ser nosotros. Somos Jessica y Verónica, los Castores, Oso, Verk, etc. no somos las mamás de JC y Santi. Ni las limpia cacas. Ni las proveedoras de leche. Bueno tal vez Jess sí.

No lo olviden. Hay un cambio para mejor. Querrán ir a la casa a verlos a ellos en vez de a nosotras, nos iremos a la playa en 2 coches en vez de en coche sardina pero iremos, nos iremos a Barcelona como cada año bisiesto y els enseñaremos los Dalís y los Gaudí. Y por la noche nos empedaremos con cava mientras Mireia y Albert se hacen cargo.

Yo no sé si toda la gente que nos dice esas cosas horribles ha tenido hijos horribles o matrimonios asquerosos. Habrá cosas malas y buenas. Habrá momentos de histeria pero también de tranquilidad. Habrá de todo y a eso le veremos el lado positivo. Excepto a la explosión de caca, eso no hay manera de verlo.

Y no vamos a dejar de trabajar. No señores. 30 años de estudiar, acabar una carrera, hacer especialdiades y conseguir certificaciones, ejercer, partirnos el lomo para tener el depto que queremos, el coche que queremos, hacer los viajes que queremos. Buscar trabajos que nos den flexibilidad y remuneración para que Santa les traiga lo que queiran y no lo que pueda. Usar ropa que no sean sólo pants, arreglarse el cabello, tener el cerebro trabajando, cooperar con el PIB, darle trabajo a más gente, etc. ¿Porqué renunciar a ello? Y cuando ellos crezcan, agradecerán que trabajemos en vez de vernos en casa todo el día. Yo amaba mi casa cuando no había nadie. Y no, no hacía absolutamente nada malo. Además tenemos que ahorrar para nuestra vejez en el mediterráneo, mis monstruos no nos lo van a patrocinar por más que les diga, "yo te ayudaba a pegar sopitas para tu tarea".

En fin, que por primera vez ya puedo decir esto sin que me digan "es que tu no sabes" Porque sabré. Espero que tanto como nosotras como ellos, seamos un factor de cambio. Lo hagamos mejor. La tienen difícil. Yo no desautorizaré a los maestros y les diré que compiten para ganar porque el mundo no te premia por participar. Dejaré que amigos, abuelos, hermanos, etc. los eduquen y los regañen si es necesario. Y cuando se pasen de listos les daré una hostia y san se acabó. Yo nunca me morí por un cinturonaso. No me gustó. Pero no me morí y definitivamente me formó el carácter. No invertiré en gadgets más caros para ellos que para mí y no permitiré que se les atrofien las piernas y las habilidades sociales por estar tras de una pantalla. Si se aburren ni modo, si gritan porque se aburren hostiaso. Que aprendan a jugar, a platicar, a hacernos bromas. Si me piden un teléfono en vez de una bici les piso al cabeza. La tienen dificil. Somos muy tradicionales. La tenemos difícil van a ser un real y reverendo desmadre.

Bueno niños, hoy es su último día en la pansa de su mamá. Y desde este lado de la pantalla su súper mamá (que aprenderán a decir primero) les da la bienvenida a este mundo y sus demonios.

Gente allá afuera, échenos la mano, sólo necesitamos oír que todo va a salir bien y va a estar increíble. Todas las cosas horribles que les han sucedido y que hacen que cualqueira salga corriendo por una caja de anticonceptivos guárdenselas para otro día. Hoy encesitamos luz, paz, buena vibra y buenos consejos. El apocalípsis llegará de iagual manera y no vamos a preocuparnos por eso hoy.

Abuelos, cuiden a mis espartanos en el viaje a casa.
Familia, los esperamos llenos de buena vibra.
Amigos, los esperamos con cerveza y whisky.
Cas, no podría hacer esto con nadie más. Mi niña interna me ve y aún no sabe cómo lo logramos, pero todas mis Veros están muy contentas. Eres admirable y me vas a dar el mejor regalo de aniversario ever. Love u insane.

¡A darle átomos!


martes, julio 14, 2015

Castorcitos loading...

Hoy pienso todo lo contrario a mi anterior blog. Definitivamente soy un héroe. No sé como hay tantas y tantas personas que tienen hijos. Supongo que un factor es que pueden no planearlo, es un asunto de "que pegue" y luego una resignación como de "esto es lo que nos mandó Dios". Aquí es un poco diferente. Creo que también nos lo mandó el universo, pero fue estratégicamente planeado, lo que hace que te sientas aún más responsable por lo que estás haciendo.

Quise darle vueltas, pensar que el trabajo, la ausencia o los viajes estaban haciendo que me preocupara de más. Pero no es así. La realidad es que tengo algo atorado en la garganta que es una mezcla de felicidad y terror atrapado en una bola de play-do atascada jsuto en la garganta.

Quiero que lleguen, quiero jugar con ellos, ver sus sonrisas y sus gestos parecidos a los míos, ver cómo empiezan a reconocerme y cómo enloquecen cuando toco el piano. Pero estoy aterrada. No hay más. De este lado tengo el terror de que le pase algo a su maravillosa madre y esposa mía. Es una cirugía y uno nunca sabe. Tengo terror de que se les ocurra adelantarse y me agarren como dicen por ahí "con los calzones abajo". Tengo terror de cargarlos y romperlos. Pánico.

Supongo que es normal. Pero eso no hace que esto se sienta mejor. Estoy feliz pero debo estar preparada para tantas cosas que no sé, no sé...

Espero que ellos salgan más inteligetnes y fuertes que yo. Eso ayudará muchísimo. Y guapos, porque no, también que salgan muy guapos.

miércoles, febrero 04, 2015

¡Sonamos muchachos!

Así recitaba una de las tiras cómicas más famosas de Mafalda, ese Quino sí que sabía, no como yo. La tira completa decía: "Sonamos muchachos, resulta que si uno no se apura a cambiar el mundo, el mundo es el que lo cambia a uno." Y sí.

Yo quería ser un héroe. ya no recuerdo cuántas veces lo dije o lo deseé mientras comía las uvas de año nuevo. "Quiero ser un héroe" le dije a Jess, a la psicóloga, a mi hermano, a los amigos... "yo en la vida sólo quiero ser un héroe". Pues quería porque ya no lo seré. Jess tiene razón. No soy un héroe, no soy un espadachín ni soy Robin Hood, ni puedo serlo. El mundo está podrido y tiene una parte muy miserable. Odio que mis hijos vayan a crecer en él y no poder decirles: tranquilos, yo los protejo. Porque no puedo.

No soy un héroe y nunca lo seré. Tengo que ser como cualquier persona. No sirve romper las reglas ni saltárselas ni demostrar que son incorrectas. No vale la pena demostrar que la gente mala hace cosas malas porque quien sale perdiendo eres tú. Efectivamente no puedo pelear todas las batallas, más aún cuando esto no es una batalla, esto no es Game of Thrones y no soy de la realeza.

De todo, eso es lo que me molesta. No puedo ser un héroe para mi familia, ni para mi esposa, ni para mis hijos, ni para mis amigos, ni para nadie. No puedo porque siempre pierdo. Porque este mundo está diseñado para que el malo gane y a punta de patadas me ha demostrado que no puedo hacer nada al respecto.

No más rebeldía, no más defensora de las causas perdidas, no más intentar ser un héroe. Supongo que fue una idea tonta desde un principio. ¿Quien quiere ser un héroe en esta vida? Hay que ser empleado, empresario, constructor, padre de familia, yo que sé, pero un héroe no.

Que lástima, quería cambiar el mundo, quería traer niños al mundo para que lo cambiaran y lo hicieran mejor. Pero eso no existe, no soy un héroe y nadie puede cambiar eso ni nada más. En esta película el malo siempre gana y no hay nadie que nos proteja de ello.

Cómo me hubiera gustado ser un héroe pero nunca me di cuenta que están extintos.

viernes, enero 16, 2015

Tengo mucha flojera de escribir. Antes me encantaba sentarme aquí y divagar pero ahora sólo de abrir la página de "nueva entrada" se me colapsa el cerebro y ya no quiero. En fin, creo que debo hacer un esfuerzo de cualquier forma y cerrar el año como siempre, bueno, con el debido post de cierre de siempre.

No quiero pedir ni proponer ni nada de eso. Sólo voy a agradecer al 2014 por darme tantas oportunidades.

Vino la nueva camioneta, pudimos iniciar con el mejor proyecto de nuestra vida, hubo viajes divertidísimos, reencuentros. Pude llevar a mi madre a NY, conocí medio mundo, hubo nuevo trabajo, nuevos compañeros. Mi familia escogida aumentó.

Doy especialmente gracias por la pre-navidad en casa en la que todos los Sardá posibles hicieron el esfuerzo por asistir y a mi madre por esa cena tan tradicional que sabía a 1990.

Fue un gran año. Gracias.

Sé cómo viene el 2015 y estoy contenta, emocionda, pero tendré suficiente de qué ocuparme como para desde ahora planearlo.

Hoy nos vamos de aventura a seguir reencontrando a la familia. Gracias 2014.

2015, sólo danos paciencia, inteligencia y harta flexibilidad. Bueno, y pedir dinero nunca está de más, 2015, dame dinero, mucho, que lo voy a necesitar.